H20 (de Mercedes Lara Garzás)

Hasta el 17 de Abril puede visitarse en el Museo Comarcal de Daimiel, esta exposición/Instalación de la daimieleña Mercedes Lara Garzás. Una de las artistas de nuestra tierra con mayor proyección tanto nacional como internacional. El pasado día 17 tuvo lugar la presentación, en la que tanto el comisario de la exposición  Jesús Sánchez Mantero Gómez-Limon como la autora Mercedes Lara Garzás nos introdujeron magníficamente con sus palabras en los significados de  cada una de las obras que componen esta instalación, aunque como ocurre siempre en el arte, cada uno es libre de darle el suyo. Pero nada mejor para ponernos en contexto que las palabras que el propio Jesús Sánchez Mantero le dedica en el tríptico de presentación, y que transcribo mas adelante. Pero antes dejo algunas de las fotos que he realizado tanto del día de la presentación como de la propia exposición. Así como un enlace a una fotografía inmersiva en la que puedes disfrutar de la instalación en 3d, en el patio del Museo Comarcal de Daimiel.

 

Mercedes Lara Garzas regresa a su tierra. En esta nueva intervención artística toma como punto de partida y pretexto el agua. Un caudal de reguero imaginario se diluye y nos inunda como un soberbio torrente hilado de orilla a orilla en el patio del museo comarcal.

Esta singular representación del agua se baña en claves habituales para nuestra artista: ritmo, vida, luminosidad, movimiento y caducidad. Estos parámetros dan la mano a una poética que traduce un lenguaje maduro de aspectos que Lara domina a la perfección como son luz, tiempo y espacio, tan habituales en toda su trayectoria. Espacio, tiempo y luz inseparables den sus  proyectos pero en esta gran pieza hilada, minuciosa, detallista y muy trabajada la daimieleña, además se apoya en la cambiante vibración de los hilos para interpretar con sutil belleza una cascada que renace constantemente. Con inagotable flujo este agua nos ahoga de nuevas sensaciones, es una poesía humedecida de ficticios versos para llegar a trastocar nuestros sentidos. Este mágico caudal imaginario es un alarde sin límites para crear una catarata de emociones. En esta ocasión una vez más, el simbolismo es el juego con el que la artista nos anega e incluso hace que nademos contracorriente a lo inútilmente estipulado a lo banalmente impuesto. Mercedes obliga de esta manera a un ejercicio interpretativo que sea coherente con lo simplemente bello, en una apasionada estética ausente de estériles cláusulas impuestas. Este fantástico chorro simulado es un derroche sin fondo para crear una cascada de interpretaciones que emparente con una estética sin límites. Eso si, es una corriente hídrica apta para todas las subjetividades posibles en las que el color viene a redundar en el bien preciado que la propia sustancia líquida comporta.

La artista sigue mojándose empapándonos a la vez de otras realidades acuáticas con las dos piezas que completan esta muestra de carácter íntimo. En la primera de ellas utiliza paño industrial para bordar un mapamundi de roja superficie fluvial que  bien podría enmarcarse en terrenos propios como nuestro rio Azuer pero que no tiene por qué serlo estrictamente y podría transcribir al azar  un espacio o depresión donde el agua fluye en cualquier parte del mundo. Es sin más pretensiones la representación de una arbitraria vía de agua de una zona acuática que mana en el mapa global terrestre. Un área en un barranco hídrico que parece sacado de los espacios de fieltro que realizara Joseph Beuys. Para la segunda de las piezas que completa esta intervención la artista utiliza la cerámica de Limoges como soporte para ríos imaginarios, afluentes mágicos o antojadizos lagos que recorren con una inusitada retórica en oro los seis planos redondeados que como prodigiosos recipientes acogen estas siluetas embarcadas en áreas hídricas que pueden definirse en una secuencia pormenorizada de cualquier gran rio de la Tierra.

El agua como origen y ciclo de la vida fluye en estas tres piezas en un preciso epítome de la peculiar caligrafía de Mercedes Lara que, una vez más, consigue transmitir su intenso río interior invadido y plagado de emociones artísticas.

(Jesús Sánchez-Mantero Gómez-Limon)

 

Anuncios

Etiquetas: , , ,

About dedaimiel

Aficionado a la fotografía y la pintura y al arte en general así como a la informática. Me gusta leer ensayo, filosofía y poesía. Y en la novela soy un entusiasta de la ciencia ficción y por lo tanto de Isaac Asimov.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: